4 de mayo de 2021

Víctima de acoso escolar entre segundo y cuarto de la ESO, Pelayo Rodríguez relata su experiencia en su primer libro: Una sentencia llamada bullying. Durante esos tres cursos vivió situaciones de violencia psicológica, verbal y física. Aún hoy desconoce el porqué fue objeto de esta situación por parte de personas que eran, hasta determinado momento, sus amigas y amigos. Hoy, además de querer ayudar a personas que estén viviendo alguna situación similar, espera que la sociedad y, en concreto, las administraciones y parte del profesorado, se conciencien sobre las repercusiones del acoso.

Pelayo Rodríguez tiene 21 años, es asturiano y cursa un Grado Superior de Sonido en CISLAN. Además, es un ferviente aficionado al fútbol y a la danza. Su testimonio es el de una de las muchas víctimas de acoso escolar en nuestro país. Seis años después, aún no es capaz de comprender por qué sus compañeros de clase en el IES Río Nora de Pola de Siero, los que hasta entonces eran sus amigos y amigas, decidieron hacerle la vida imposible durante tres cursos, de segundo a cuarto de la ESO. Tres años en los que apenas salía de su casa, víctima del miedo. Pelayo se acostumbró a vivir (o sobrevivir) entre golpes, insultos y amenazas. Por fortuna, su propia entereza y el apoyo de sus seres queridos le permitieron dejar atrás esta difícil situación y seguir adelante. Aunque, como él mismo reconoce, no todo el mundo cuenta con la ayuda necesaria para superarlo… Hoy cuenta su historia en su primer libro, Una sentencia llamada bullying.

..

Seguir leyendo y participar

Requiere el registro gratuito en la Red Iberoamericana de Docentes, un espacio colaborativo con más de 44.400 docentes