12 de junio de 2019

Carlota Francis Navarro León.
El contexto
Los principios educativos, aprender a aprender, aprender a hacer, aprender a ser y aprender haciendo, la estructura curricular, los planes y programas de estudio, las asignaturas de las diferentes áreas del conocimiento, los contenidos de enseñanza, los enfoques, las estrategias didácticas y metodológicas y los recursos tecnológicos (TIC), son el marco conceptual que contextualiza y da sustento a la política educativa del Bachillerato, Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH), de la UNAM.

Bajo este marco, la institución pretende que sus docentes pongan en práctica aquellos  procesos educativos que fortalezcan y posibiliten la formación, la construcción del conocimiento y el aprendizaje de los estudiantes. 

Además de esa formación, como bachilleres universitarios, el CCH busca que sus estudiantes se desarrollen como personas dotadas de valores y actitudes positivas hacia la ciencia, con sensibilidad e intereses en las manifestaciones artísticas, humanísticas y científicas, capaces de tomar decisiones, de ejercer liderazgo con responsabilidad y honradez, de incorporarse al trabajo con creatividad, para que sean al mismo tiempo, ciudadanos habituados al respeto, diálogo y solidaridad en la solución de problemas sociales y ambientales.

Seminario Taller sobre Elaboración de Artículos

Empieza el 1 de julio de 2019. Décima edición.
¿Cómo se elabora un artículo científico? ¿Cómo se elabora un documento producto de una investigación, experiencia académica, práctica, o sistematización de actividades o conocimientos?

http://formacionib.org/noticias/?Seminario-Taller-sobre-Elaboracion-de-Articulos

En este sentido, los programas educativos de las asignaturas que forman el plan de estudios son herramientas e instrumentos que el profesor tiene que “traducir” en su propia “Planeación de Clase”, a través de los cuales él mismo desarrolle las funciones sustantivas del quehacer educativo: intervenir, mediar, apoyar, orientar y fortalecer el aprendizaje significativo (conceptual, procedimental y actitudinal) de los alumnos. Desde este punto de vista, en la planeación didáctica del curso, como proceso creativo, el papel del docente es central y relevante ya que es el profesor quien selecciona, dosifica, organiza, ajusta y adecua los objetivos educativos que pretende lograr, los contenidos a enseñar, la metodología de trabajo, los medios didácticos, las actividades y objetos de aprendizaje, los recursos, las estrategias de evaluación y los tiempos para su desarrollo, pero sin dejar de considerar los conocimientos previos y estilos de aprendizaje de los alumnos y nuestros propios estilos enseñanza.

Bajo esta visión, los retos a los que nos enfrentamos los docentes es cómo enseñar a una población estudiantil heterogénea, los contenidos de una ciencia experimental como es la Química, al qué y al cómo hacer para que esos contenidos sean interesantes, atractivos y significantes, pero sin dejar de considerar las necesidades y las realidades sociales de su entorno cotidiano.

Un recurso que nos ofrece muy buenas alternativas para enfrentar estos retos es la aplicación del Enfoque Ciencia - Tecnología - Sociedad y cuidado del Ambiente (CTS - A). Con esta herramienta, se trata de contextualizar el contenido conceptual para que los alumnos puedan relacionar y darse cuenta de la aplicación de lo que aprenden en el aula laboratorio con y en hechos de su vida cotidiana. De igual manera, en nuestro entorno educativo estamos intentando avanzar en el proceso de transición de una sociedad de información a una sociedad del conocimiento, en el que una de las características de ésta última es el aprender a aprender, principio pedagógico que representa un verdadero cambio en las formas de enseñar y aprender ciencia, sobre todo porque apenas estamos iniciando la adecuación, uso y aplicación de las TIC en los procesos de enseñanza y de aprendizaje, y porque el reto es adecuarlas al Modelo Educativo del CCH en el que el aprendizaje significativo y la formación de los estudiantes son puntos centrales.

En este inicio de transición, se trata de que las TIC no solo sean útiles para transferir información, se trata de utilizarlas como herramientas que apoyen los procesos de enseñar y aprender, de que posibiliten y fortalezcan la formación de los estudiantes en competencias, valores y actitudes positivas y en el papel activo con el que se desenvolverán en su medio cotidiano. 

Y es aquí, en el campo de las TIC, donde recién he utilizado y puesto en práctica, con resultados exitosos, algunos de los recursos didácticos que nos ofrece nuestra Comunidad de Educadores por la Cultura Científica, no solo para innovar y hacer más atractivas e interesantes las clases de química, sino también para los estudiantes construyan sus propios conocimientos y logren adquirir aprendizajes significativos.

Si bien es cierto que actualmente a los jóvenes bachilleres debemos ofrecerles actividades que despierten su interés, que les permitan ser creativos, pero sobre todo en las que ellos sean los principales actores en su proceso de aprender, también es cierto que estas actividades y estrategias deben ser y estar orientadas y apoyada por el profesor.

Desarrollo de la experiencia didáctica

En el programa de Q III que se imparte en el tercer año de bachillerato, se aborda la unidad temática: La Industria Minero – Metalúrgica. En esta unidad, el estudio de los metales, su transformación industrial, aplicación tecnológica, impacto en la industria mexicana y en los problemas de contaminación ambiental, así como el papel o función en los seres vivos, son excelentes oportunidades para que los alumnos, través del uso óptimo de las TIC y las búsquedas de información seria, sólida y confiable en la WEB, fortalezcan sus habilidades cognitivas procedimentales y actitudinales.

En la planeación de clase, para cubrir todos los contenidos de la unidad temática, diseñé e incorporé el “Curso B –learning: Los Metales en la industria, en la vida diaria y en los seres vivos”. Durante este curso semipresencial para el aprendizaje de los metales, desde los puntos de vista industrial económico, ambiental, social y uso en la vida cotidiana, 25 estudiantes utilizaron las TIC y aplicaron el enfoque CTS a través de diversas actividades y estrategias.
 
Para el cierre de la Unidad temática La Industria Minero – Metalúrgica, seleccioné el “Reportaje “En busca de los 15 metales más raros” (Público.es, Sección Ciencias, 20 de enero de 2010, páginas 34 y 35,) proporcionada por los responsables del Proyecto Iberoamericano de Divulgación Científica. CEICC, que se encuentra en:
http://www.publico.es/ciencias/287070/busca/metales/raros

Gracias a la gran disposición y entusiasmos de los alumnos y alumnas, este curso b – learning se convirtió en un “plus” porque el tema de las tierras raras o metales magnéticos pocas veces se aborda en clase, debido a lo extenso en contenidos de la unidad temática. El curso se realizó durante 18 horas clase presencial (9 sesiones de 2 horas cada una), los alumnos haciendo uso de la internet realizaron 14 actividades y/o tareas extra clase de manera individual o en equipos de trabajo colaborativo.
Actualmente, el curso b- learning, los contenidos y actividades propuestas, apoyadas con las herramientas tecnológicas y el material propuesto por la Comunidad de Educadores por la Cultura Científica en la (CECC) se encuentra en una de las plataforma Moodle de la UNAM.
 
La mayoría de las actividades se realizaron de manera presencial en el aula – laboratorio, en especial, en equipo s de aprendizaje colaborativo, se trabajo el “Reportaje de los 15 metales más buscados” y sus estrategias didácticas: el cuestionario falso o verdadero y la quiniela.

El contenido del reportaje fue ampliamente trabajado, con éste se material los alumnos tuvieron la oportunidad no solo de valorar el actual uso y aplicación de los metales magnéticos, también tuvieron la oportunidad de debatir, opinar y proponer alternativas de solución a los problemas científicos, tecnológicos, sociales y políticos que hoy día representa el uso de estas tierras raras. Va la pena destacar que los estudiantes organizados en equipo colaborativo, aplicaron su propio criterio para analizar de manera crítica y constructiva el hecho de que la riqueza de estas tierras magnéticas las posee un solo país a nivel mundial.

Entre otras, las herramientas TIC que los alumnos utilizaron para desarrollar las actividades son: questionnaire, libro electrónico sobre metales, Foro virtual, enlaces a a vínculos de Internet y envió de actividades por E mail.

Entre los recursos didácticos utilizados por los estudiantes están las actividades experimentales que realizan para el estudio de los metales como Cu, Fe, Na, K, Al, Mg, Sn, Pb, etc.

Como los alumnos cuentan con las habilidades necesarias para manejar y aplicar las herramientas tecnológicas, entregaron como productos de trabajo: trípticos, mapas conceptuales, collages, diagramada de flujo y power point sobre los 15 metales magnéticos o tierras raras, cuestionarios falso o verdadero, quinielas, cuestionarios de respuesta abierta, resúmenes, glosarios

Los instrumentos de evaluación aplicados, como el cuestionario, quiniela, questionnaire, glosario, mapas conceptuales y exámenes, ofrecieron evidencias de que los estudiantes fortalecieron las habilidades actitudinales requeridas para el aprendizaje del tema “Los 15 metales raros más buscados”, además de comprender el tema y los conceptos centrales y fundamentales y de que lograron aprendizajes significativos.

Carlota Francis Navarro León
CCH Plantel Sur UNAM