27 de febrero de 2020

Matías Denis
Estelbina Esteche Cabaña
Observatorio de Educación, Tecnología y Desarrollo Humano del Centro de Investigación y Documentación de la Universidad Autónoma de Encarnación, Encarnación, Paraguay. Comunidad de Educadores de la Red Docentes IB
cidunae@unae.edu.py

A pesar de la normativa vigente sobre el acceso libre a la información pública en el país, esta sigue siendo de difícil utilización ante la ausencia de plataformas abiertas que la contenga, a lo que se suma la burocracia para la consecución, limitadora del eficaz desarrollo de las investigaciones. Esta situación puede ser un indicador de los resultados del IPC de 2019, además de que supone un llamamiento al desarrollo de la cultura científica dados los resultados, por ejemplo, de la Primera Encuesta Nacional de Percepción Pública de la Ciencia y la Tecnología y la dificultad de discriminar cuándo los datos encontrados son o no consistentes –infoxicación-.

Comunidad de Educadores: Un espacio para visibilizar el pensamiento de los docentes

La Red Iberoamericana de Docentes (42.000 miembros) quiere aprovechar la gran visibilidad que tiene sus blogs, tanto en la Red como en abierto, y va a iniciar una etapa en la que se van proponiendo temas de interés para la profesión docente que se actualizarán cada dos meses y que serán revisados por nuestro Comité Académico con el compromiso de hacer un retorno de todo lo recibido. Los docentes que a lo largo de 2020 publiquen un mínimo de 5 artículos recibirán un certificado acreditativo. El registro en esta acción es libre y gratuito y las entregas se harán a través de una plataforma Moodle para tener un control y las herramientas de evaluación adecuadas. Los datos que se solicitan son los necesarios para emitir, en caso de haberlo logrado, los certificados. Registro en: https://forms.gle/ssatywJomDsff2T27

Y en 2020 estamos haciendo entre todos el Año Iberoamericano de la Cultura Científica

En Paraguay, en el año 2015 mediante el decreto Nº 4064, se reglamentó la Ley 5282/14 de Libre Acceso ciudadano a la información pública y transparencia gubernamental, donde como objeto menciona el libre acceso de todos los habitantes del territorio nacional en consecuencia de la sociedad del conocimiento y la información.

Sin embargo, tras algunas solicitudes para desarrollar adecuadamente los procesos de investigación –como es el caso del proyecto financiado por Neies Mercosur “Tendencias en la matrícula de la Educación Superior. Análisis de variables específicas a partir de los primeros años del S.XXI” (http://unae.edu.py/tv/images/libro-Reales-caracterizacion-y-democratizacion-de-la-educacion-superior-en-mercosur-ampliado.pdf), coordinado por la Universidad Nacional de Villa María bajo la batuta de la Dra. María Franci Álvarez- nos encontramos con la situación en que dicha Ley aún no ha sido aplicada en todas las instituciones públicas.

Esta situación no resulta extraña, menos aun cuando Paraguay, según el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) ocupa el lugar 137 de 180, con 28 puntos sobre 100. Así pues, podemos anticiparnos a que la situación se repite de manera continuada.

Recientemente, con motivo del desarrollo de un proyecto de investigación autofinanciado por la Universidad Autónoma de Encarnación, solicitamos información a una institución pública que incidió sobremanera en el quehacer cotidiano de la ciudad de Encarnación. Concretamente, relacionado con el 14-INV-439 (https://datos.conacyt.gov.py/proyectos/nid/261), proyecto de investigación con enfoque CTS, requerimos una información básica que nos permita analizar los impactos positivos y negativos de las obras de desarrollo con la finalidad de evaluar y plantear intervenciones en favor de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Nuevamente intentamos acceder a información que debería estar de manera pública y que, según el anterior decreto, debería estar en una plataforma virtual porque se trata de uno de los principios de la Ley.

Tras este primer escollo, más allá de la búsqueda bibliográfica y en archivo, activamos los procesos formales de solicitud a la institución pública pertinente que nos permitan acceder a la información necesaria. Aparece entonces la burocracia, una burocracia que tiene distintas fases y a la cual hay que sumarle el proceso obligatorio de vacaciones, que coincide con nuestra solicitud. En esta ocasión, la única persona que puede brindarnos luz sobre la cuestión se encuentra de permiso, hecho por el cual el proyecto se dilata nada más y nada menos que 30 días –hasta la fecha-, ralentizando el acceso a una información que, sin ir más lejos, podría ser relevante para trabajar en un problema de salud nacional como es el caso del dengue actualmente.

Así pues, si bien existe una política de Estado y se cita en el Decreto 4064/15 que una sociedad de conocimiento se desarrolla a partir de la búsqueda de información en fuentes fiables, en esta ocasión, nuevamente, la generación de conocimiento e intervenciones a partir de datos abiertos gubernamentales se ve con dificultad.

De esta manera queda en entredicho hasta el mismo Plan Nacional de Desarrollo (PND), en que se constata que Paraguay es miembro de Alianzas de Gobierno Abierto y asume compromisos para implementar la Ley de Libre Acceso Abierto.

Han pasado 5 años y aún existe la dificultad de acceso a la información que es transversal para la generación de conocimiento a partir de nuevas investigaciones, en que la reutilización de los datos proveídos por el Gobierno tiende –o debería- a contribuir al desarrollo educativo, económico, cultural, social, y político en favor de la productividad, la competitividad, el respeto por los derechos humanos y la inclusión social a partir de tres ejes del PND -Reducción de la pobreza y desarrollo social, Crecimiento económico inclusivo, Inserción de Paraguay en el mundo-.

Por si fuera poco, también nos encontramos que, en ocasiones, si bien la información se encuentra disponible, estas terminan resultando inconsistentes en contenido y carentes de actualización, hecho que conlleva a poca confiabilidad para la utilización de los datos.

Por tanto, tal como señala Ubaldi (citado en Patiño, 2014), existen dos corrientes donde, por un lado, el derecho a la información destaca la transparencia y obliga a las instituciones pública a brindar la información requerida y, por otro lado, los datos abiertos se centran en ceder las informaciones en formatos y condiciones que permitan su reutilización, siendo esencial las cuestiones técnicas y legales que regulen el acceso, uso y reutilización de los datos.

Tenemos motivos para promover con más hincapié la cultura científica, ya que esta situación de dificultad de acceso a los datos abiertos, que a su vez incide negativamente en el desarrollo de la investigación científica, va muy ligado a cuestiones como la “fuerza de las pseudociencias”, que tal como cita Bunge (2019) se debe a “la ignorancia de la ciencia y a la educación dogmática”. Esto se ve reflejado, a su vez, en algunos datos como los comentados por Polino (2016) tras la Primera Encuesta Nacional de Percepción Pública de la Ciencia y la Tecnología de Paraguay, en que alude a que entre los temas de mayor interés están los religiosos, en que la televisión es el medio informativo más importante, en que cuatro de cada diez encuestados confía más en la religión antes que en la ciencia y en que cuatro de cada diez encuestados califican de igual manera a la ciencia y a la religión.

Opinen ustedes, ¿es necesaria la promoción de la cultura científica? ¿Podemos realizar investigación científica con tales dificultades de acceso a datos abiertos? ¿Hay detrás toda una estrategia para permanecer en una situación de status quo?

Referencias:

Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología. (2016). Primera Encuesta Nacional de Percepción Pública de la Ciencia y la Tecnología. Recuperado de: https://www.conacyt.gov.py/resultados-encuesta-percepcion-cyt

Ley N° 5282 "De libre acceso ciudadano a la información pública y transparencia gubernamental. Recuperado de https://www.ministeriodejusticia.gov.py/transparencia/art-n8-ley-5182 Consultado el 22/02/2020

Patiño, J. A. (2014). Datos abiertos y ciudades inteligentes en América Latina. Naciones Unidas, Santiago de Chile, 55.
Quintana, E., (2019, 21 de septiembre). Bunge, a sus 100 años: “sigo siendo materialista y realista”. Recuperado de: https://cienciasdelsur.com/2019/09/21/bunge-centenario-filosofia-ciencia/