19 de noviembre de 2019

Elida María Romero Aguilar.
Cuando los docentes estamos preparados y empoderados en promover el interés por las ciencias y la cultura científica basta la elección pertinente de una propuesta de trabajo como una estrategia clave y el estudiantado responde con investigación, participación crítica, reflexiva y propositiva. Es momento oportuno para escucharlos y entrar en acción..

En el Colegio Nacional Diez de Agosto, del DM de Quito, 44 adolescentes mujeres de la clase de Química del tercer año de bachillerato Químico Biólogo, conjuntamente con su docente desarrollamos actividades en base al material “La Química se plantea su futuro” 3ACH84, perteneciente al contenedor de las nuevas fronteras de la materia y la energía, materiales del Grupo ARGO

El resumen de este material científico-pedagógico hace referencia a “¿Tenemos química con la química? ¿Es la química el estudio de la materia natural o la forma de alterar los materiales de la naturaleza? La ubicuidad de la química y su asociación con lo artificial hace que las valoraciones sobre esta disciplina oscilen entre el aprecio por lo que se considera insustituible y el temor hacia lo que se desconoce. Por eso, no sobran iniciativas que den a conocer lo que hacen quienes se dedican a la química, un campo que es a la vez una ciencia básica para el conocimiento teórico del mundo natural y una disciplina aplicada imprescindible para el desarrollo industrial”.

Llegó el día de la exposición, las estudiantes presentaron con satisfacción su tarea que ha conllevado una serie de actividades pedagógicas de lectura, comprensión, investigación, indagación, participación, exposición, argumentación y opinión. Para ello emplearon varias estrategias: trabajo individual y autónomo, trabajo en equipo, práctica de laboratorio, uso de tecnologías, colaboración, creatividad…y gran motivación.

Los logros obtenidos se expresaron en ampliación de los conocimientos relacionados al ámbito de la Química, mediante la adquisición de información e involucramiento de las estudiantes a través de repuestas, opiniones y reflexiones sobre ciencia y género. Conocieron las acciones que realizan los químicos, analizaron las importancia de la declaración del Año Internacional de la Química, propusieron años internacionales para otras Áreas y expresaron su actitud respecto a criterios relacionados a la importancia de la Química. Además fueron capaces de reconocer las características del lenguaje científico: neutralidad, precisión, universalidad y concisión.

Durante el desarrollo de las actividades, vincularon los conocimientos adquiridos en la asignatura durante sus dos primeros años de bachillerato, los ampliaron en función de la ciencia y los científicos; y vincularon a la realidad que más tarde expresaron de manera crítica- creativa. 

Determinaron nombres de mujeres científicas que a pesar de sus logros fueron invisibilizadas a través de los años como el Marie Curie, Mary Somerville, Ada Lovelace, Lise Meitner, Cecilia Payne, Rosalind Franklin, Doroty Hodgkin (galardonada premio Nobel de Química 1964), Sophie Germain, Rachel Carson, Hipatia, Joselyn Bell Burnell.

Acordaron como imprescindible la declaración del Año Internacional de la Química, por cuanto de esta forma se declara su relevancia para la humanidad, sirve para valorar la importancia de los proyectos y descubrimientos a nivel mundial, valorar los logros de esta disciplina, incrementar su apreciación pública, promover el interés de los jóvenes y generar entusiasmo creativo, reconocen que el Año Internacional de la Química, permite impulsar su conocimiento y debatir sobre los problemas cuya solución no podrá combatirse sin su concurso, manifiestan el reconocimiento de su beneficio por el número de congresos, concursos, reuniones, foros de expertos, movilidad de científicos, ferias científicas, visitas guiadas, mesas redondas, charlas, cursos de divulgación, etc.

Valoraron la importancia de la Química en la conservación de la salud. Aprendieron sobre la Química verde o sostenible como la ciencia que está dirigida al diseño de productos y procesos químicos que implican la reducción o eliminación de productos químicos peligrosos para las personas, los materiales o el ambiente y la llamaron “Química Limpia”.

Expresaron que así como se han celebrado Años Internacionales de Los Bosques, de la Química, de la Física, de la Diversidad Biológica, del Planeta Tierra, de los Idiomas, de la Reconciliación, del Acercamiento de las Culturas, del Agua Dulce, del Patrimonio cultural, de la Astronomía, de la Biodiversidad, del Deporte y la Educación Física, de la Juventud, de los Afrodescendientes, y están celebrándose otros para el 2012 (el Año de la Energía Sostenible para Todos, de las cooperativas), para el 2013 (de la Cooperación en la Esfera del Agua, de la Quinua), 2014 (Año internacional de la Agricultura Familiar) y que han servido y servirán para promocionar su desarrollo, se celebren otros que de igual manera contribuirán a la conservación de la salud, la vida, y al desarrollo con equidad y justicia. 

Propusieron celebrar el Año Internacional de:

  • La Investigación, para obtener todos los beneficios mencionados para el Año Internacional de la Química.
  • De la Biología.
  • Del reciclaje, todos pondríamos empeño en reciclar y no destruir más el planeta.
  • Del Planeta libre de machismo.
  • De la Cultura Científica.
  • De la Ciencia y la Tecnología.
  • Del Ecosistema.
  • De la Sexualidad Sana y Responsable.
  • De la Equidad.

Actualmente en el Ecuador se han planteado políticas que favorecen y apoyan la formación de los jóvenes en áreas científicas, tecnológicas y de interés humanístico con miras a fortalecer el desarrollo estratégico del país desde la ciencia y tecnología; en este contexto, los docentes debemos distinguirnos por ser poseedores de una cultura global y científica que impacten de manera positiva no sólo en la sociedad sino en la vida de nuestros estudiantes. En este contexto, si los educadores estamos comprometidos y empoderados en el ámbito científico con destrezas, estrategias y métodos tenemos en nuestras manos la forma de generar atracción y vinculación por parte del estudiantado hacia las ciencias, transformando su visión en atractivas, prácticas y útiles para la vida.

Para finalizar es necesario expresar que el desafío del docente está en la gestión que realiza en sus aulas, que a más de estimular en los educandos su desarrollo holístico, debe estimular y fomentar las vocaciones y la cultura científica para responder con pertinencia al momento histórico de vida.