12 de septiembre de 2019

La palabra vocación se ha deslustrado y ha caído en desuso progresivamente, debido a la pérdida de la amplitud de su significado y posibles usos, como consecuencia de quedar restringida a la dedicación religiosa por una llamada de un ser superior. La pensadora malacitana para aclarar el significado del término, nos dice que la voz que llama si es oída y seguida, requiere entrega y dedicación lo que supone, por una parte, ofrecerse hacia el exterior, salir afuera y, por otra, cierto ensimismamiento, hacia adentro. La vocación es mediadora entre los distintos planos de la persona, y entre la persona y la sociedad. Según lo cual, la vocación tiene una fuerte naturaleza social.

Maestro o magister, cuyo origen etimológico está en el vocablo magis que significa "lo más", es más que el aprendiz o el artesano, incluso más que el licenciado o doctor. Más que el maestro no hay otro. El maestro que es transmisor de excelencia, se está examinando siempre. El maestro, si lo es, frecuentemente choca con la sociedad y con el Estado, puesto que sus funciones son lindantes con las de aquellos, pudiendo entrar en conflicto. Porque no es posible concebir un Estado si no es educador y no es posible diseñar una educación, en toda su dimensión, sin tener presente la existencia del Estado. Por esto el cuerpo escolar, nos dice María, se mueve dentro de dimensiones políticas.

...

Seguir leyendo y comentar

Requiere el registro gratuito en la Red Iberoamericana de Docentes, un espacio colaborativo con más de 41.000 docentes

Un Congreso para pensar el mundo del mañana y la educación de hoy. Es virtual PARTICIPA

Congreso

Curso virtual
Aulas emocionalmente competentes. El poder de las palabras para regular las emociones:

http://formacionib.org/noticias/?Aulas-emocionalmente-competentes-El-poder-de-las-palabras-para-regular-las