7 de abril de 2021

Por: Dr.C. Olga Rosa Cabrera Elejalde.
Universidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona. La Habana. Comunidad de Educadores de la Red Iberoamericana de Docentes.
Al triunfar la Revolución cubana, en 1959, una de las primeras medidas fue la conformación de un sistema de salud pública totalmente gratuito, lo cual implicaba al mismo tiempo la formación de muchos profesionales de la salud.

En los años 80, cuando el resto de América Latina aplicaba el neoliberalismo y privatizaba los servicios de salud y educación, en Cuba se aplicó el Programa salud para todos de la OMS, reforzando la atención primaria con la brillante idea de Fidel Castro Ruz de crear las casas del médico de la familia, lo cual ha permitido que la relación médico-enfermera de la familia cada 600 u 800 habitantes sea única en el mundo. Además de la formación de una cultura sanitaria en la población cubana se cumplen los indicadores de salud aprobados por organismos internacionales.

Pero también la economía cubana ha sufrido grandes embates desde la década de los 90 del siglo XX, cuando enfrenta el período especial, durante el cual se recrudece el bloqueo económico y financiero de los EEUU contra Cuba.

II Congreso Iberoamericano de Docentes. Docentes frente a la pandemia

Este periodo de crisis, preparó a la población para resistir en caso de opción cero; o sea, no hay exportación ni tampoco importación; creándose una cultura de resistencia o resiliencia. Paradójicamente, fue en este periodo cuando más desarrollo científico se alcanzó, bajo la guía de un líder de luz larga como Fidel Castro y su idea, expresada en 1960: “el futuro de nuestra patria tiene que ser un futuro de hombres de ciencia” (11), se crean varios polos científicos que integran la investigación y la producción de los productos médico-farmacéuticos, obtenidos por vía de la Ingeniería Genética y la Biotecnología, entre ellos vacunas, medicamentos, tecnologías punteras para la atención médica, entre otros.

Lejos de un ajuste neoliberal para impulsar la economía, el Estado cubano fue el garante del costo social, implementando un programa de ajuste preservando las conquistas sociales y repartiendo equitativamente los recursos disponibles, sin cerrar una escuela ni un hospital.

Los años 2000, tampoco le han sonreído a la economía cubana y la entrada de Trump a la presidencia de EEUU significó un recrudecimiento mayor del injusto bloqueo. El hoy presidente de la República de Cuba: Miguel Díaz-Canel ha mantenido la línea socialista trazada por los líderes históricos de la Revolución cubana, donde lo económico-social constituyen una unidad dialéctica, recientemente condenó, en su perfil oficial en Twitter, el cese de esa hostil política norteamericana de casi 60 años, la cual impide la llegada a Cuba de la donación de insumos médicos de la fundación china Alibabá, para combatir la pandemia.

Todo lo anterior ha constituido una garantía para el enfrentamiento a la Covid-19, cuya principal fortaleza es la existencia de la estructura multisectorial y organizada del sistema nacional de salud, de un personal que históricamente se ha desempeñado con pasión y altruismo en su ejercicio cotidiano y a prueba de su rigor profesional ha enfrentado con éxitos varias epidemias, dentro y fuera de Cuba, la existencia de un pueblo laborioso, disciplinado y educado para vencer grandes desafíos.

En esta preparación, la importancia de brindar información adecuada y confiable al pueblo, compareciendo en el programa televisivo: Mesa Redonda, desde el presidente hasta los científicos que buscan soluciones, pasando por ministros, dirigentes sindicales y de otras organizaciones sociales y de masas, vinculando activamente a esta batalla a todos los organismos y el pueblo en general.

La contribución de la medicina cubana mediante el uso del Interferón Alfa 2b, con probados resultados en el tratamiento de la enfermedad en China, la evacuación con éxito del crucero transatlántico Braemar, que transportaba a 682 pasajeros del Reino Unido, varado con cinco pasajero positivos y varios sospechosos en aislamiento, a lo cual se negaron EEUU y otros países del Caribe y el envío de brigadas médicas a más de 30 países que han solicitado sus servicios, dan fe del sentido de altruismo y solidaridad de un pueblo que aún bajo un férreo bloqueo no ceja en su vocación internacionalista.

El grupo BioCubaFarma trabaja en el proyecto de desarrollo de un antiviral cubano, el cigb 210, así como de un candidato vacunal para someterlo a la consideración de China, y de tiras rápidas para el diagnóstico de la enfermedad y se ha suministrado gratuitamente a toda la población el PrevengHoVir, medicamento homeopático, de producción cubana, que contribuye a elevar las defensas frente a los virus.

Otra fortaleza en esta batalla es la existencia en La Habana del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (ipk), de referencia internacional que diagnostica más de 17 virus, además de este nuevo coronavirus, diagnósticos que también se realizan en los laboratorios creados en Villa Clara y Santiago de Cuba, lo cual demuestra una gran capacidad para el diagnóstico, existen centros y hospitales en cada uno de los territorios para el aislamiento y tratamiento de los casos sospechosos o confirmados de la enfermedad, definidos desde mucho antes que se detectara el primer caso.

La atención diferenciada a los hogares de ancianos, los centros médicos sicopedagógicos, o los que atienden a las personas que deambulan, los hogares maternos y otros, donde existan grupos vulnerables. Se aplica un sistema de capacitación al personal de la salud incluyendo a los estudiantes, que día tras día realizan las pesquisas casa por casa.

El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social aprobó un decreto ley para el tratamiento salarial de los posibles enfermos. Se paga el 100% del salario a los que realizan teletrabajo, trabajo a distancia o se reubican en otras labores necesarias, a los artistas debido a la suspensión sus actividades, ningún trabajador pierde su empleo, aquellos que queden interruptos se les paga el 60% del salario.

Hay carencias económicas en Cuba pero también el Estado garantiza el material necesario para el enfrentamiento a la pandemia, se han realizado encadenamientos productivos entre empresas estatales y no estales para la producción de mascarillas, sobrebatas, nasobucos y otras cosas necesarias. La sociedad en general coopera de una u otra forma ya sea como mensajeros para llevar a los ancianos que viven solos alimentos y medicinas a la puerta de su casa o en otra actividad de apoyo comunitario o social.

La Universidad de Ciencias Informática en colaboración con el MINSAP han creado aplicaciones para el autopesquisaje virtual y otras para obtener información actualizada y también para la atención psicológica a la población, consulta que además se puede hacer por teléfono. Los servicios pueden ser gestionados a través de aplicaciones creadas por la empresa de telecomunicaciones, todo lo cual evita aglomeraciones y permite que desde casa las personas puedan pagar o comprar.

Esto revela que Cuba aunque se atiende la economía, en medio de la guerra contra la COVID-19, lo más importante es el ser humano y su salud. La gestión del gobierno cubano ante la crisis económico-social y sanitaria actual es altamente reconocida a nivel internacional, el intelectual estadounidense Noam Chomsky, en entrevista a la agencia de noticias EFE (2020), planteó: “Lo que está pasando a nivel internacional es bastante chocante. Está eso que llaman la Unión Europea. Escuchamos la palabra “unión”. Vale, mira Alemania, que está gestionando la crisis muy bien… En Italia la crisis es aguda… ¿Están recibiendo ayuda de Alemania? Afortunadamente están recibiendo ayuda, pero de una "superpotencia" como Cuba, que está mandado médicos. O China, que envía material y ayuda. Pero no reciben asistencia de los países ricos de la Unión Europea. Eso dice algo…El único país que ha demostrado un internacionalismo genuino ha sido Cuba, que ha estado siempre bajo estrangulación económica por parte de EE.UU. y por algún milagro han sobrevivido para seguir mostrándole al mundo lo que es el internacionalismo. Pero esto no lo puedes decir en EE.UU. porque lo que has de hacer es culparles de violaciones de los derechos humanos. De hecho, las peores violaciones de derechos humanos tienen lugar al sudeste de Cuba, en un lugar llamado Guantánamo que Estados Unidos tomó a punta de pistola y se niega a devolver” (p. 9).

Es cierto que la cita es larga, pero invita a reflexionar acerca de los valores de la cultura económica capitalista que los mueven a actuar de manera egoísta despojando el sentido ético y político de lo económico visto solo como obtención de plusvalía, a diferencia de la cultura económica solidaria que necesita el mundo hoy fundamentada en valores como el humanismo, la solidaridad, la laboriosidad y el internacionalismo.

Por último, resulta necesario referirnos a la experiencia cubana en cuanto a la educación en tiempos de pandemia, cuando todos estamos confinados en casa. Sabemos que hay un fuerte debate en las redes sobre la continuidad y evaluación del curso escolar.

En Cuba, la educación, al igual que la salud, es derecho del pueblo, está centralizada por el Estado y gratuita para los estudiantes de todos los niveles hasta el universitario, incluido el posgrado. Todos los trabajadores de la educación, reciben su salario mensual. Contamos desde el año 2000 con dos canales educativos, creados por el líder de luz más larga que ha tenido la historia: Fidel Castro, esto nos ha permitido transmitir las clases de la enseñanza primaria, secundaria y preuniversitaria con un teleprofesor para todo el país, los estudiantes además realizan las tareas con ayuda de sus familiares, la mayoría de las cubanas y cubanos son profesionales universitarios o técnicos, lo cual facilita el proceso de integración escuela-familia que hoy se ha visto reforzada por las circunstancias.

Cuando existen dudas por parte del estudiante y su familia, entonces se activa el teletrabajo por la telefonía fija o móvil, puede interactuar con el profesor o con algún compañero por esta vía, también cuentan con el acceso gratuito al Portal Cubaeduca, donde aparecen todos los materiales de estudio organizados para estos niveles educativos.

Este plan diseñado a nivel de país permite mantener la calidad del aprendizaje y su evaluación.

Los estudiantes universitarios, interactúan también con sus profesores, cuentan con bibliografía digitalizada para la realización de investigaciones y profundizar en los contenidos, cada universidad tiene su Portal en la red de universidades cubana, en ellas el estudiante dispone de una mediateca donde aparecen los contenidos por año y asignaturas. Los estudiantes se preparan en casa realizando las tareas que por vía correo electrónico, grupo de whatsApp, telegram, por telefonía fija y cualquier otra vía a distancia, hasta que el Estado decida la vuelta a las aulas y en un primer periodo mediante un plan de ajuste se realizan las evaluaciones pendientes, exámenes finales y culminación de estudios.

Bibliografía

AIL: Enfrentamiento a la Covid-19 en Cuba respaldado por la ciencia https://www.prensa-latina.cu(Acceso en: 23 marzo 2020).
Cabrera, Olga. Cultura económica y educación en valores. La Habana. Cuba. Editorial Acuario. Centro Felix Varela. 2018.
Castro, Fidel. Discurso pronunciado en el Acto Celebrado por la Sociedad Espeleológica de Cuba, en la Academia de Ciencias, el 15 de enero de 1960.
Chomsky Noam. Entrevista concedida a Cristina Magdaleno para la Agencia EFE. Nueva York, 21 abr. 2020. https://www.efe.com/efe/espana/busqueda/50000538?q=entrevista+a+noam+chomsky (Acceso en: 23 marzo 2020).
Díaz-Canel, M y Núñez J. (2020): Gestión gubernamental y ciencia cubana en el enfrentamiento a la Covid-19 https://preprints.scielo.org, https://www.cubadebate.cu
OMS. Pandemia COVID-19 y la respuesta en Cuba https://www.paho.org