8 de noviembre de 2019

Julio César Páez García.
Docente Escuela Normal Superior de Montería. Córdoba - Colombia

La vocación científica ¿nace o se hace?, es una pregunta que permite reflexionar sobre los espacios, momentos, ancestros y entes o actores que intervienen para que se dé la vocación hacia la ciencia en los bebes, niños, jóvenes y adultos.

Con referencia a los conceptos de vocación y ciencia desde la biblioteca digital ilce, el término vocación implica preferencia o gusto por algo, además de ciertas facilidades especiales adquiridas genéticamente. Y el portal educativo concepto.de, define la ciencia como el conjunto de conocimientos que se organizan de forma sistémica y que se han obtenido a partir de la observación, experimentaciones y razonamientos dentro de áreas específicas.

Por tanto tener una vocación científica es poseer desde el nacimiento habilidades especiales para realizar diferentes actividades; pero no es suficiente tener desde el nacimiento potencialmente las características hereditarias para esa vocación científica sino irlas desarrollando y eso empieza con las terapias prenatal donde la manera como los padres interactúan con los bebes antes de nacer tiene un impacto en el desarrollo posterior del niño esas terapias de estímulos que algunos especialista, el padre y madre realiza desde su embarazo, hablándoles al feto, dándoles golpecitos en el vientre, acercándoles sonidos suaves y melodiosos, haciéndoles vibraciones y estimulándoles con la luz normal; son estímulos placenteros para que ese futuro bebe nazca con cierta habilidades y confianza en sí mismo. Por lo tanto comunicarse con su futuro hijo le proporcionará a su bebe el ambiente estable y amoroso que todo niño necesita para aprender y crecer.

Asimismo, al desarrollar la estimulación prenatal se estará logrando que posteriormente el bebe, niño, joven y adulto sea explorador del mundo que lo rodea, sea curioso y tienda a la investigación, aprenda a que el mundo exista aunque no lo vea, a que tenga un pensamiento flexible permitiendo nuevos modos de interrelación con el mundo aparte de la experiencia directa, aprenda a comparar y relacionar situaciones entre sí, tenga mejor concentración, tenga agudeza perceptiva, aprenda a identificar lo que es o no relevante, aprenda a optimiza el desarrollo de los sentidos y ojo si este último aspecto es analizado desde una secuencia lógica en las diferentes etapas bebe, niño, joven y adulto se nota como se viene agudizando el problema del concepto y proceso de observación en todas estas etapas por carencias de estrategias que permitan estimular este proceso. Y esto es evidenciable si hacemos un ejercicio con los niños, jóvenes y adultos tanto escolares como universitarios para que observen un objeto y luego lo describan, sin lugar a dudas lo descrito estará enmarcado en lo poco que han desarrollado desde el sentido de la vista y poco o nada del resto de los sentidos excepto si quien describe es un ciego y es aquí donde radica la importancia de desarrollar cada uno de los órganos de los sentidos para desarrollar la competencia observacional como punto de partida a la realización de investigaciones.

Luego entonces la vocación científica es el deseo de emprender una carrera, profesión o cualquier otra actividad cuando todavía no se han adquirido todas las aptitudes, actitudes y conocimientos necesarios. En otras palabras vocación es una forma de expresar nuestra personalidad frente al mundo del trabajo y a la solución de problemas que benefician la humanidad. Y es aquí donde muchos hombres de ciencia son motivadores de vocación científica por dar a conocer lo que hacen, dicen y siente frente a la ciencia por ejemplo lo que dice Thomas Eisner profesor de biología de Comell University sobre sus motivaciones frente a la ciencia: Mi madre, una artista, me enseño a investigar y a ver la belleza de la naturaleza – de ahí mi afición a la fotografía – Mi padre, químico de profesión y aficionado a los perfumes, me enseño a guiarme por el olfato. Aprendí de él a reconocer aromas y perfumes en nuestro piso bajo donde él preparaba la más maravillosas fórmulas cosméticas. Esta experiencia me llevó sin duda a investigar las miles de formas por las que los que los insectos hacen uso de los compuestos químicos actuando como fabricantes de perfumes. (En la actualidad científica en el diseño curricular de las ciencias experimental por: B. Marco - J. Martin – Montalvo. Mª. L. Paramio - R. Macías). 

Estas son motivaciones de motivaciones, muy importantes porque permiten dar a conocer a las juventudes y adultos las formas cotidianas, contextuales y profesionales, de cómo los hombres de ciencia muchos de ellos ya fallecidos adquirieron y permiten a otros tener vocación científica y así corroborar que ésta va desde el embarazo hasta la tumba y más allá…