4 de mayo de 2021

Adelino José Pose Reino. IES Xulián Magariños.
Conocido es por todos, que debido a la crisis que estamos padeciendo en nuestro país, muchos profesionales de las diversas ramas de las ciencias, tienen que emigrar a otros países, para poder desarrollar sus proyecto y programas, la mayor parte de las veces por la reducción de sus presupuestos o simplemente porque no lo tienen, son personas con una gran vocación científica, algunos de ellos de reconocidos méritos profesionales, esto supone una pérdida para nuestra nación, mientras que supone un enriquecimiento en el patrimonio cultural y científico para los países que los acogen

Esperamos que en la tan ansiada recuperación económica se tenga en cuenta a estos científicos de vocación, para que si es posible puedan regresar e reincorporarse al gran equipo de hombres entregados a la ciencia de que disponemos.

Por otro lado, una de las tareas de la educación para el siglo XXI, es fomentar las vocaciones científicas, ya en otras notas y artículos comentamos de la importancia que este tema debe tener para la sociedad en general, y en particular, para las enseñanzas primarias y secundarias, donde los jóvenes reciben sus primeras enseñanzas de determinadas materias, los cambios metodológicos que se van a producir en estos años, deben ir encaminados en promover dentro del alumnado inquietudes y actitudes positivas hacia el mundo de la ciencia.

Las diversas ramas se deben surtir de buenos y preparados científicos, con una buena formación en todos los niveles, y que deberían tener garantizada una estabilidad para poder realizar sus trabajos, que al fin y al cabo, sirven para el enriquecimiento y desarrollo del patrimonio cultural y científico.

Nuestros jóvenes deben de saber que reciben una enseñanza de calidad científica, fomentar en ellos el interés por la investigación, el razonamiento lógico, la creatividad, la búsqueda de la verdad,…, son tareas que debemos emprender todos los profesionales de la enseñanza.

Y no debemos olvidarnos de la importancia de una buena divulgación científica a todos los niveles, el trabajo realizado debe ser considerado y reconocido y al mismo tiempo que pueda llegar al mayor número de personas, (importancia de las TIC, prensa digital, redes sociales,…). Creo que con estas medidas estamos aportando un grano de arena a una tarea muy importante, para que la sociedad sea más justa e igualitaria.

Para concluir este pequeño artículo, expresar nuestro apoyo a los científicos con vocación, y desear que cada vez sea mayor el número de vocaciones hacia la ciencia en nuestros jóvenes, por supuesto, el porvenir del país, seguro que si todos nos empeñamos, llegaremos a la meta deseada.