17 de octubre de 2020

Un cubo con pictogramas para reconocer las emociones y un semáforo acústico para medir los niveles de ruido. Estos han sido los dos ganadores de la primera edición del Hackaton del proyecto de ciencia ciudadana MakeItSpecial para ofrecer utilidades a la comunidad con necesidades especiales

La COVID-19 ha mostrado a una comunidad que, aunque lleva existiendo desde hace tiempo, se ha hecho notable durante la pandemia, los makers. Durante el confinamiento suplieron una serie de necesidades gracias a las impresoras 3D para garantizar suministros como los respiradores o viseras para los sanitarios. Ellos crean, modifican o adaptan los recursos a través de la tecnología y los disponen al servicio de los demás de forma solidaria para que puedan reproducirlo fácilmente. Su desarrollo no solo se aplica a las impresoras, también a plataformas de hardware libre o a los avances en la domótica y el Internet de las Cosas.

..

Seguir leyendo y comentar

Requiere el registro gratuito en la Red Iberoamericana de Docentes, un espacio colaborativo con más de 43.800 docentes