29 de noviembre de 2019

Jorge William Tigrero Vaca
Guayaquil-Ecuador
Las investigaciones en el ámbito educativo deben considerar la importancia de las percepciones y actitudes de los docentes en relación a sus estudiantes, a su manera de dictar clases y al manejo de la diversidad en el aula, debido a que constituyen aspectos fundamentales para mejorar la calidad de la educación y potenciar una verdadera inclusión educativa.

¿Quién no realizó alguna vez una encuesta para evaluar a sus profesores? o calificó de alguna forma el nivel de enseñanza de su institución educativa. De igual manera, ¿Quién no realizó alguna vez un examen? los estudiantes, profesores, escuelas, colegios y universidades son evaluados, sistematizados y calificados, decenas de veces, y en casi todas las evaluaciones, encuestas y formularios; el objetivo principal no es conocer lo que piensas, sino asignar un número a tu esfuerzo, a la calidad de tu colegio o de tu profesor, con el sentido final de etiquetar lo que significa la educación en términos de ceros y unos.

Son muchas las investigaciones que analizan innovaciones pedagógicas, currículos académicos, formas de administración educativa y sistemas académicos locales, regionales o nacionales. En este contexto y tomando como eje principal la importancia del proyecto “Metas Educativas 2021”, centrando el análisis en mejorar la calidad de la educación, fortalecer la profesión docente y lograr la igualdad educativa; es primordial destacar que existe un componente que muchas veces es minimizado o visto como algo superficial no concluyente, éstos y otros calificativos rodean al tema de las percepciones y actitudes de los actores involucrados en el proceso educativo.

Comunidad de Educadores: Un espacio para visibilizar el pensamiento de los docentes

La Red Iberoamericana de Docentes (41.400 miembros) quiere aprovechar la gran visibilidad que tiene sus blogs, tanto en la Red como en abierto, y va a iniciar una etapa en la que se van proponiendo temas de interés para la profesión docente que se actualizarán cada dos meses y que serán revisados por nuestro Comité Académico con el compromiso de hacer un retorno de todo lo recibido. Los docentes que a lo largo de 2020 publiquen un mínimo de 5 artículos recibirán un certificado acreditativo. El registro en esta acción es libre y gratuito y las entregas se harán a través de una plataforma Moodle para tener un control y las herramientas de evaluación adecuadas. Todos lo interesados puede registrarse desde hoy hasta el 31 de diciembre de 2019. Los datos que se solicitan son los necesarios para emitir, en caso de haberlo logrado, los certificados. Registro en: https://forms.gle/ssatywJomDsff2T27

Y en 2020 haremos entre todos el Año Iberoamericano de la Cultura Científica

Tanto a nivel escolar, colegial y universitario, intervienen siempre: los estudiantes, los representantes de los alumnos, los profesores, la institución educativa y el marco legal en el que se desenvuelven. Cada uno involucra características, situaciones y procesos que no solo requieren un análisis basado en leyes o teorías, sino que necesitan una visión que sea consciente de los constantes cambios del entorno y, en el caso de las personas, tener presente que cada una registra, mediante sus sentidos, toda información que proviene del exterior y la interpreta de acuerdo a sus conocimientos, emociones y experiencias.

La interpretación y su respectiva acción, constituyen las percepciones y actitudes de los individuos. Las percepciones definidas como las construcciones que se emiten a partir de lo que un sujeto interpreta sobre un determinado fenómeno: concepto, hecho, persona o situación. Dan paso a las actitudes que constituyen creencias y sentimientos, que expresan reacciones evaluativas, favorables o desfavorables, hacia personas, situaciones, conceptos o hechos que influirán en sus acciones.

Partiendo de estas definiciones y retomando los cuestionamientos expresados al inicio; como estudiantes, llenamos diversos formularios para “evaluar” a nuestros profesores, y los resultados, muchas veces determinan la continuidad de algún docente en su cargo. Las respuestas en este tipo de evaluaciones se rigen por las percepciones, el problema radica en tomar decisiones a partir de resultados que pueden estar basados en prejuicios, rumores, problemas personales o simples gustos.

¿Acaso es más importante conocer lo que piensan los alumnos o directivos comparado con lo que piensan los docentes? La respuesta es un rotundo no. Evaluar los diferentes elementos del ámbito educativo jamás puede fundamentarse en menospreciar criterios por el simple hecho de seguir jerarquías. La educación debe ser entendida como un proceso que busca responder a la diversidad y un derecho humano que contribuye al bienestar social; debe estar encaminada hacia la inclusión de los seres humanos a nivel integral, confiando en su capacidad de aprendizaje y utilizando los métodos adecuados para la enseñanza.

La educación debe ser un proceso de mejora continua; en el que uno de los principales pilares para su desarrollo, es justamente el trabajo desempeñado por los profesores. Por ello se requiere un mayor enfoque investigativo centrado en considerar las actitudes y prácticas de los profesores que rigen su desenvolvimiento en el aula. Esto no significa minimizar lo que piensan alumnos y padres; sino que, conlleva resaltar el trabajo docente como pilar central de todo proceso educativo.

Para comprender mejor la trascendencia de considerar las percepciones y actitudes de los profesores, debemos ver más allá de la aplicación de formularios de evaluación a estudiantes o servicios institucionales, porque caeríamos en el mismo error de convertir pensamientos, sentimientos y acciones en una simple calificación.

Un ejemplo que destaca la importancia de considerar las percepciones y actitudes de los docentes, se presenta en el análisis de la inclusión educativa en una institución. Asumir que el número de títulos académicos del personal o la infraestructura, son suficientes para considerar que una escuela o colegio tiene un índice de inclusión alto, puede originar que se ignoren situaciones que a futuro causen problemas y sobre todo desigualdades. Los resultados de diversas investigaciones, indican que las percepciones y actitudes, favorables o desfavorables, de los profesores, hacia la inclusión de alumnos con necesidades educativas especiales, inciden directamente en sus prácticas diarias, en las estrategias que aplican en sus clases y sobre todo en la manera de manejar la diversidad en el aula.

Entrevistas y aplicación de instrumentos de medición sobre las percepciones de los docentes en relación a cómo actuar ante un estudiante que presente alguna discapacidad, reflejan, en palabras de los entrevistados, que la incomodidad y la inseguridad son una constante. Es gracias a dar la importancia respectiva a lo que piensan los profesores, que se determinan los siguientes factores clave para la inseguridad y conductas negativas: el desconocimiento de metodologías pedagógicas que favorezcan la inclusión, el desconocimiento de la discapacidad propiamente dicha y la falta de infraestructuras para atender la diversidad. Ante estas situaciones, los profesores expresan la necesidad de recibir capacitación enfocada en el manejo de la diversidad y la presencia de un servicio especializado dentro de las instituciones, dirigido a brindar asesoría y orientación tanto a estudiantes como docentes.

El ejemplo de cómo el tener presente lo que piensan los docentes en relación a la inclusión educativa permite desarrollar mejoras para el ambiente educativo; es solo una muestra del valor presente en dicho análisis. De igual manera conocer las percepciones y actitudes de los docentes en relación a las políticas educativas, las reformas curriculares o cualquier otro tema de interés aporta con características relevantes y permite realizar cambios positivos; por ello es imprescindible estar seguros de que considerar lo que piensan y creen los docentes jamás será algo sin importancia.