9 de abril de 2020

Willan Segundo Calva Romero.Provincia: Morona Santiago. Ciudad: San Juan Bosco
País: Ecuador.
En nuestro país, ha sido una quimera el hecho de poder desarrollarse educativamente junto a las tecnologías, ya que políticamente la educación fiscal siempre fue manipulada y no atendida en algunas áreas especialmente respecto a la tecnología. Hasta hace algunos años fue un sueño, pero en la actualidad es posible incorporar está a la educación del siglo XXI.

Las TIC en la educación

En nuestro país la educación superior desde hace algunos años ha incorporado objetivamente las TIC, pero anteriormente, en nuestras Universidades, no fuimos capacitados de una manera práctica para emplearlas correctamente. Las TIC solo eran utilizadas como una mera herramienta de información y para la entrega de trabajos en computadora, pero no como un instrumento para facilitar el trabajo del docente especialmente en el área de matemáticas. Es así que se creó un vacío tecnológico en ese entonces (décadas de los 80 y los 90), siendo el período donde personalmente me eduqué universitariamente, y en el que el acceso a la Tecnología estaba limitado a la clase alta, por lo que para las escuelas fiscales no existía dicha facilidad. Actualmente, gracias a la efectiva inversión gubernamental de nuevas escuelas sobre todo las del Milenio donde yo trabajo, la tecnología es una fortaleza, puesto que nuestra Institución cuenta con todas las facilidades, existiendo tres laboratorios correctamente equipados.

Hoy en día, desde el Ministerio de Educación se ha emitido una disposición del uso de los laboratorios de Informática, Ciencias Naturales, Química y Física a todos los docentes desde el Segundo año de Básica hasta el Tercer Año de Bachillerato. Para ello, el docente debe planificar cada quince días el uso de las tecnologías en cada asignatura, pero como vicerrector que doy seguimiento a estas disposiciones, que entre otros considero eficaces, he observado que la gran mayoría de docentes no quieren ingresar a estos ambientes “seguramente por miedo”. Esto se traduce en la falta de capacitación, al mal uso o al temor de dañar los equipos”, en este sentido, nos hemos visto obligados a que un docente especializado este frecuentemente en el acompañamiento tecnológico para que dicha disposición se lleve a cabo y, además, se ha gestionado una capacitación en el uso de toda tecnología instalada posteriormente.

Como docente del área de matemáticas y física, la tecnología ha sido una oportunidad para descubrir herramientas que facilitan el trabajo dentro del área y del aula. Así, se halla el uso de diversos software de libre acceso como Geogebra y videos tutoriales, donde los estudiantes pueden afianzar sus conocimientos de manera práctica y objetiva. No obstante, para hacerlo posible los estudiantes deben contar con acceso a Internet dentro y fuera de la Institución. Lo anterior es fuente de problemas, dado que los alumnos que viven en el área rural y en nuestra zona están en comunidades que aun no cuentan con un buen servicio de Internet. Es por eso que estamos trabajando para incorporar a estos estudiantes a las Tecnologías de una manera efectiva dentro de la institución. De manera personal, puedo dar fe de que el uso de las Tecnologías constituye una gran oportunidad para llevar la educación a otro nivel investigativo, para guiar a los estudiantes a que sean críticos, observadores e innovadores.

Quizá el uso de la Tecnología es un pasatiempo, cuando los docentes no estamos capacitados para poder guiar a nuestros estudiantes positiva y constructivamente, incluso puede considerarse un obstáculo. Sin embargo, cuando preparo una clase con el uso de las TIC, mis estudiantes crean mucho más interés que cuando se guía una clase sin el uso de las mismas, y es placentero observar que mis estudiantes quedan satisfechos con los nuevos conocimientos, los cuales los llevan a la práctica usando las TIC en sus tareas, porque les facilitan su trabajo.

La cultura científica

La cultura científica es el eje sobre el que se realiza todo nuestro trabajo. La labor en las aulas es muy importante, pero ahora queremos traspasar este espacio y conocer otras experiencias, ideas sobre la proyección a la comunidad y al entorno del centro educativo. La idea central sería la institución educativa como foco de la cultura matemática.

En América latina, muy concretamente en nuestro país, la cultura científica tiene sus limitantes. No obstante, en el caso particular de nuestra Institución Educativa, se hacen ferias de Proyectos escolares y de Ciencia y Tecnología. Estas experiencias han sido gratificantes, ya que allí se expone toda la investigación y practica de diferentes proyectos elaborados durante el año lectivo, aunque, sinceramente, considero que aún nos falta para ser “investigativos” en el sentido de crear algo novedoso. Así, este constituye nuestro reto a cumplir día a día con toda la comunidad educativa (directivos, docentes, estudiantes y padres de familia), se está trabajando arduamente para que la investigación sea parte diaria de nuestra labor educativa. Todos los integrantes de la comunidad educativa juegan un papel preponderante para lograr cada uno de nuestros objetivos, donde la meta es poner al servicio de la comunidad y del mundo productos ejecutados y creados en nuestra Unidad Educativa, creo y estoy seguro que con el esfuerzo de todos lo vamos a lograr .

En el área de matemáticas, todo el equipo docente está trabajando en la incorporación de las TIC como herramientas de primera instancia para la investigación y de propuestas de diferentes partes del mundo. La idea es tomar esas iniciativas como ejemplos para poder llevar a efecto nuestros objetivos, conjuntamente con lo que nos ofrece la Institución, la predisposición de los docentes, apoyo de los padres de familia y, muy especialmente, la creación e imaginación de nuestros estudiantes. Para ello, se debe cultivar la creatividad y desarrollar procesos de pensamiento de orden superior desde los primeros años escolares respetando su edad cronológica y atendiendo prioritariamente a los estudiantes más desfavorecidos. De tal manera que a futuro nuestros trabajos de investigación y propuestas matemáticas serán un referente para la comunidad y lograr así uno de los objetivos propuestos.