21 de marzo de 2020

Claritza Arlenet Peña Zerpa
Comunidad de Educadores de la Red Iberoamericana de Docentes.
Los niños perciben claras situaciones relacionadas con el uso del agua. No se trata exclusivamente de una casa o una escuela, también de las disposiciones legales de países. Ven con sorpresa la recurrencia de la contaminación por derrames petroleros. Y, a la merced, de estos fenómenos formulan preguntas: ¿por qué no piensan en las especies?, ¿será que no se dan cuenta de que mueren animales?

No sé si mis estudiantes serán biólogos o ecologistas dentro de diez años. ¡Ojalá sí! Encuentro en sus discursos una sensibilidad por los animales. Cuidan la fauna circundante del colegio y se tropiezan constantemente con acciones negativas de personas con otros seres vivos que luego comentan en clases. Para ellos una mantis religiosa goza de admiración, es una bella habitante de una palma del patio. 

Cuando conversamos del Día Mundial del Agua, sin duda se abrió un espacio para el debate. Para algunos, la escuela y hogar constantemente les recuerdan con hechos y palabras el significado del consumo responsable y del trato respetuoso a la naturaleza.

Al elaborar historietas y dibujos relacionados con el recurso emergieron importantes claves para el análisis: intervención de la industria petrolera, interés por el poder económico, ausencia de apoyo a los ecologistas y científicos. Desde luego, si contextualizamos estas categorías tendremos un escenario más claro.

Los maestros somos responsables de la formación de una ciudadanía. De nosotros depende también el aporte a las mejoras presentes. Insisto en esto porque, por lo general, siempre se piensa en el futuro como una promesa. Y desde este pensamiento depositamos en las nuevas generaciones la empresa de resolver las problemáticas.

Comunidad de Educadores: Un espacio para visibilizar el pensamiento de los docentes

La Red Iberoamericana de Docentes (42.000 miembros) quiere aprovechar la gran visibilidad que tiene sus blogs, tanto en la Red como en abierto, y va a iniciar una etapa en la que se van proponiendo temas de interés para la profesión docente que se actualizarán cada dos meses y que serán revisados por nuestro Comité Académico con el compromiso de hacer un retorno de todo lo recibido. Los docentes que a lo largo de 2020 publiquen un mínimo de 5 artículos recibirán un certificado acreditativo. El registro en esta acción es libre y gratuito y las entregas se harán a través de una plataforma Moodle para tener un control y las herramientas de evaluación adecuadas. Los datos que se solicitan son los necesarios para emitir, en caso de haberlo logrado, los certificados. Registro en: https://forms.gle/ssatywJomDsff2T27

Y en 2020 estamos haciendo entre todos el Año Iberoamericano de la Cultura Científica

¿Cómo cuidar el agua? A continuación comparto algunas propuestas de mis estudiantes de Cuarto Grado al respecto. Comencemos con la formación permanente a todas las generaciones. Al respecto destaco el trabajo de Juan D. Nóbrega para quien está asociada con la vida en el planeta. Los usos dados más allá de estar relacionados con nuestras actividades cotidianas: bañarse y comer, deben ser racionales. A la par de cualquier beneficio individual, hay una crítica por la introducción de cuerpos extraños. Pensemos en el plástico y sustancias químicas las cuales alteran ecosistemas acuáticos.

El autor recomienda a los lectores el visionado de un cortometraje en específico: Gotita por favor de la cineasta Beatriz Herrera. Luego de su exhibición en el colegio le permite hablar con propiedad de obras relacionadas con el agua. Más aún, de un cortometraje animado latinoamericano.

El agua y los derrames petroleros. Santiago Mujica presenta la historia del agua y del contacto con el petróleo. Muestra el estado de equilibrio y el caos ocasionado. Dos situaciones comunes si revisamos la cantidad de imágenes vistas por televisión y en textos. Se ve al hombre interviniendo en este desequilibrio. Más allá de solventarlo, es un actor quien con su práctica negativa no favorece la vida acuática.

Es el agua quien lucha con todas sus fuerzas para apartar a los peces de una catástrofe. Así lo vemos en el cuadro 14. Esa desesperación de los animales ante la probabilidad de muerte. Definitivamente una situación para detenernos y dar crédito al llamado del autor. No hace fata que tengamos mayores conocimientos científicos para darnos cuenta de que basta querer conservar para hacerlo. Los niños nos enseñan esto. Ellos ven acciones, pues son los mejores observadores. Como intérpretes identifican las problemáticas desde sus puntos de vista.

Acción y Reacción. Esta ley de Física la recordamos por algunos ejemplos. En ocasiones, solemos solicitar que nuestras acciones deben ser lógicas. Y, ¿entendemos cuál es el significado de esto? Por extraña que resulte la palabra para un pequeño de nueve años esto fue lo que ilustró Maximiliano Aglaee cuando conversamos del agua.

El uso no racional del agua nos afecta a nosotros mismos. Terminamos siendo los principales afectados. Este mensaje aún no ha sido escuchado. Solemos ver en reportajes la cantidad de bolsas plásticas en el mar y continuamos formando parte de esa cadena de consumo en los supermercados. Pocas respuestas de la ciudadanía se advierten: limpieza de playas, jornadas de reciclaje y uso de bolsas de tela.

Es el momento de escuchar a las jóvenes generaciones cuando advierten: Cuidemos el agua. Sigamos formando también a los padres y comunidades. El cambio no se advierte en cuestión de segundos sino probablemente en años, aún así sabemos que estas historias formarán parte de recuerdos o anécdotas de otros niños.