10 de diciembre de 2019

Prof. Daniela Palacio. Buenos Aires, Argentina.
Aprender Matemática suele resultar poco atractivo para nuestros alumnos pero cuando les permite abordar temas de su interés la cosa cambia. En este artículo compartimos los lineamientos generales de un proyecto que llevamos a cabo para la enseñanza de los Derechos Humanos mientras enseñamos Matemática.

Los titulares de los periódicos se han transformado en una sucesión, casi diaria, de noticias trágicas e incomprensibles. Ideologías opuestas que depositan su ira en inocentes, hambrunas devastadoras, discriminación, etc. En ocasiones nos resultan noticias lejanas y, salvo la conmoción de su lectura, no logran generar la empatía suficiente que nos mueva al cambio.

Ahora bien, somos docentes y, como tales, nuestro compromiso es ineludible. La pregunta entonces es ¿Cómo podemos intervenir desde las aulas para revalorizar el significado de los Derechos Humanos? Creemos que sólo un pueblo que conoce sus derechos está en condiciones de exigir que se los respete.

Más allá de cómo se definan en cada país, es seguro que en Argentina, como en tantos otros, los Derechos Humanos incluyen el derecho a la vida, a la libertad de pensamiento y expresión, a una vida digna, al trabajo, al estudio, sólo por citar algunos.

El tema abre un abanico de aristas para trabajar en el aula. Generalmente en la escuela media se justifica la enseñanza de los Derechos Humanos con la participación democrática de los adolescentes en centros de estudiantes. Ciertamente es un buen puntapié inicial aunque sólo incluye a aquellos que se animan a formar parte.

Pensamos entonces en un proyecto que movilizara a nuestros jóvenes y los invitara a participar en mayor número. Surgió la idea de hacer un trabajo estadístico dentro de la escuela a partir de temas propuestos por los mismos alumnos.

Comunidad de Educadores: Un espacio para visibilizar el pensamiento de los docentes

La Red Iberoamericana de Docentes (41.400 miembros) quiere aprovechar la gran visibilidad que tiene sus blogs, tanto en la Red como en abierto, y va a iniciar una etapa en la que se van proponiendo temas de interés para la profesión docente que se actualizarán cada dos meses y que serán revisados por nuestro Comité Académico con el compromiso de hacer un retorno de todo lo recibido. Los docentes que a lo largo de 2020 publiquen un mínimo de 5 artículos recibirán un certificado acreditativo. El registro en esta acción es libre y gratuito y las entregas se harán a través de una plataforma Moodle para tener un control y las herramientas de evaluación adecuadas. Todos lo interesados puede registrarse desde hoy hasta el 31 de diciembre de 2019. Los datos que se solicitan son los necesarios para emitir, en caso de haberlo logrado, los certificados. Registro en: https://forms.gle/ssatywJomDsff2T27

Y en 2020 haremos entre todos el Año Iberoamericano de la Cultura Científica

Perseguimos dos objetivos:

  • Lograr que se involucrasen con verdadero interés en conocer la realidad del otro y luego, a partir de los resultados, a proponer acciones tendientes a mejorar aquello que considerasen lo merecía. 
  • Obtener información sobre las necesidades de nuestros estudiantes que permitiese, a docentes y tutores, trabajar conjuntamente para satisfacerlas.

Iniciamos la tarea con treinta alumnos de segundo año a quienes les pedimos que se agrupasen libremente en equipos de trabajo. Cada equipo debatió y eligió un tema de su interés. Surgieron: bullying, violencia de género, violencia sexual, inseguridad, y homosexualidad. Sobre cada uno plantearon las preguntas y las respuestas de opción múltiple, que presentarían en las encuestas.

El trabajo siguió con el levantamiento de datos en el resto de los cursos. Esta tarea sorprendió a todos porque nunca se había hecho, y los comentarios fueron gratificantes en cuanto a que el alumnado en general sintió que se lo estaba escuchando.

Nuevamente en el aula, se organizaron los datos, se obtuvieron los parámetros estadísticos del caso, y se armaron afiches con los resultados obtenidos que permitieron su sociabilización. En este punto, matizamos el trabajo en sí con clases donde se enseñaron los conceptos estadísticos básicos requeridos por el programa de estudio.

Más allá de estas formalidades, y quizás lo más rico de todo, fue el momento de las conclusiones, que por la brevedad de este artículo resumiremos en:

  • Los alumnos más introvertidos son quienes más sufren bullying.
  • Una situación de violencia sexual se confía en igual grado a la familia como a los amigos.
  • El consumo de drogas aparece como principal causa de robo.
  • La homosexualidad es aceptada con naturalidad.
  • Un modo de evitar cualquier riesgo de violencia sexual es no hablar con extraños en la calle aunque no ocurre así en las redes sociales.
  • Los casos de violencia de género de padres a hijas es más frecuente de lo que se cree.

Cerramos el proyecto con un debate en el aula de donde emanaron algunas sugerencias para la realización de talleres con profesionales. Su futura concreción quedó a cargo del equipo de tutores.

También se leyeron las normas que regulan los derechos de las niñas, niños y adolescentes en nuestro País y actualizamos la información sobre los lugares de ayuda cuando aquellos son vulnerados.

Desde lo profesional, creemos que ha sido un trabajo rico y que merece hacerse regularmente. Hemos empleado distintas técnicas pedagógicas como: libre intercambio de ideas, estudio de caso (en el debate hubo alumnos se reconocieron víctimas de alguna de las situaciones planteadas como tema de las encuestas y permitieron conocer sus historias), debate, investigación, trabajo colaborativo, e inclusión de TIC para el trabajo estadístico.

Este ha sido sólo el inicio de un camino que creemos perfectible. Aun así, deseamos compartirlo con nuestros colegas. Quizás algún día y entre todos logremos convencer a nuestros alumnos que, como dijimos, sólo cuando un pueblo conoce sus derechos está en condiciones de exigirlos. Que tener derechos significa asumir responsabilidades. Que cuando los pueblos gozan responsablemente de derechos el mundo va camino a lograr la paz.