12 de febrero de 2021

Laury Ruiz y Dathayri Quijada
Estudiantes del Séptimo Semestre de Educación mención Cs Pedagógicas.
UCAB- Venezuela
El acercamiento al cine verde ha sido objeto de atención de educadores (as). Ver las obras cinematográficas desde su valor artístico y educativo conforma un terreno fértil para compartir en comunidades docentes y redes de investigación.

Palabras clave: cine verde, educación, Festiverd.

Cortometrajes de la Octava Edición de FESTIVERD Venezuela 2020
No sabíamos que existía este evento FESTIVERD. Nos parece una iniciativa muy interesante, parece genial que se cree un espacio que compartir cortometrajes de cualquier parte del mundo donde se hable de la conciencia ambiental. Podemos verlo en línea en la edición. Sería interesante utilizarlos en clases.

Dos cortos correspondiente a los primeros días de la Octava Edición de Festiverd fueron vistos. A través de un link y contraseña podíamos disfrutar del visionado desde la comodidad de nuestras casas.

II Congreso Iberoamericano de Docentes. Docentes frente a la pandemia

La diferencia de idiomas no representó una limitante. El cortometraje en francés estaba subtitulado, resultó de fácil lectura. Recreado de forma futurista en el 2030 acercaba al espectador a la educación en 9 años, teniendo en cuenta también cómo el calentamiento global se presentaría (si no tomamos las medidas para mitigar).

Ese cortometraje llamaba a “fomentar el cuidado por el ambiente". Muestra para el 2030 el calentamiento global en un colegio de Primaria. Veíamos a los niñitos sin franelas en el salón. Por el calor, las maestras usaban traje de baños. Todos se veían cansados.

La historia de los tres cerditos está pensada para niños. Sí tiene claro el mensaje claro, hablaba sobre la pandemia, lo que estamos viviendo ahorita: la COVID-19.

Planeta B, tenía unas entrevistas a niños y niñas. Algunos adultos les pedían imaginar otro planeta muy parecido a la tierra. En ese ejercicio, se les pedía comenzar desde cero, se trataba de un proyecto donde les preguntaban a los pequeños (as): te parece bien que en el planeta B tenga dinero? Las respuestas muy creativas nos invitaban a pensar. La conclusión muy clara: no existe el planeta B, debemos empezar a aplicar esas propuestas para este planeta porque es nuestra casa.

Debemos comenzar a accionar los proyectos sin dilatarlos. Comenzar a actuar es la prioridad. Este es nuestro hogar y debemos cuidarlo. No vamos a conseguir otro planeta al que podamos irnos (planeta B). Crear conciencia de lo que está pasando en el mundo y ponernos manos a la obra.

Del cortometraje Planeta B encontramos aspectos interesantes: a) entrevistar a niños y los papás develó pensamientos y emociones, b) se abordan las profesiones para ese nuevo planeta, los futbolistas destacan mientras que los educadores no, además de aparecer frases clave: “no, yo quiero ser maestro, yo quiero ser agricultor”, c) los padres esperan la felicidad de sus hijos independiente que sea agricultor o maestro y d) un niño se expresa con mucha libertad.

¿Por qué crear conciencia ambiental?

 

 Es realmente importante, el planeta es nuestro hogar, es nuestra casa y yo siempre he tenido eso muy en mente. Poder trabajar de manera positiva a favor del ambiente, cuidarlo. Eso ayudaría mucho en el futuro. Ojalá no sea ese futuro de la película recreada en el año 2030. Si realmente nosotros cuidamos el planeta, especialmente si los niños son educados bajo estos términos creo que el planeta tendría mejores cosas o nos ofrecería mejores cosas para nosotros.

Con la educación es la mejor forma de ayudar al ambiente. Al dar una clase siempre es necesario buscar el espacio para hablar de nuestras acciones, cuál es su importancia y cómo ayudar a mejorar.
El cortometraje Planeta B muestra claramente el cuidado por el ambiente. De gran riqueza temática, aborda las vocaciones y su impacto. Seas ganadero, agricultor, maestro, médico… se puede contribuir. No menospreciaban ninguna profesión. Por más pequeña que se vea es importante. Ver a esos padres como apoyaban a sus hijos es gratificante. Todo lo que hagas puede impactar de forma positiva si lo haces de la forma correcta.

 Soy Ramón, otro de los cortometrajes en el cual una foca creo, estaba en un refugio animal donde se cuidaban animales. Nosotros vivimos una pandemia y los animales en el mar pareciera que siempre estuvieran en una pandemia, pero ellos no se pueden quedar en su casa porque el virus está en su casa y este virus era la contaminación. Es un llamado a parar con los plásticos y los derrames de petróleo.